viernes, 18 de marzo de 2011

MATERIALES DIDACTICOS DEL NIVEL INICIAL


 ORGANIZACIÓN DE LOS MATERIALES DIDÁCTICOS. La organización del aula debe responder a la necesidad de actividad y movimiento que tienen los niños y las niñas del Nivel Inicial, lo que demanda a distribuir y racionalizar adecuadamente los espacios, dentro y fuera del aula, para lograr mayor amplitud y funcionalidad de los mismos. El ordenamiento de los materiales dará como resultado el agrupamiento de estos según su uso, de donde surgen de manera natural, áreas, zonas o rincones de juego, los cuales ofrecen al niño y a la niña mayor seguridad y posibilidad de independencia con relación al adulto, así como mayor control sobre el mundo que les rodea. Los espacios seleccionados para organizar los materiales, deben disponerse de manera que los niños y las niñas puedan moverse con libertad y elegir por ellos mismos los objetos; esto facilita su manipulación de manera independiente y la práctica cotidiana de hábitos de orden y limpieza. Para la colocación de los materiales se eligen estantes, cajones de madera, de cartón fuerte, de material plástico o algún mueble reciclado. Los materiales al igual que las áreas, rincones o zonas de juegos, deben estar rotulados y el material colocado en éstos, cambiarse periódicamente para que guarden relación con los contenidos que se estén desarrollando. Es importante la limpieza periódica de los materiales, ya que estos son manipulados constantemente por las manos infantiles, por lo que se ensucian y pueden ser vehículos transmisores de virus y bacterias. Las niñas y los niños, así como los padres y las madres deben participar en la organización, conservación y cuidado del material didáctico, sólo así sentirán que son parte de un esfuerzo colectivo que redunda en beneficio de toda la comunidad educativa. b. CLASIFICACIÓN DEL MATERIAL DIDÁCTICO. En la literatura pedagógica existen múltiples clasificaciones de los recursos didácticos; no es nuestra intención embarcarnos en el análisis de clasificaciones existentes. Para los fines de este trabajo vamos a clasificar los materiales didácticos en generales y específicos.  Los materiales  generales son medios que se usan en todas las áreas y para todos los contenidos, entre estos se encuentran: Pizarra tradicional, magnética, de polietileno, de fieltro o lanilla (franelógrafo), rotafolio, murales, tarjeteros, equipos audiovisuales, armarios, mesas, sillas y equipamiento en general.   Los materiales específicos son portadores de mensajes y están destinados a estimular las diferentes áreas del desarrollo infantil: Materiales para el desarrollo cognitivo. Estos abarcan materiales:  Para el desarrollo lógico matemático., que facilitan el conocimiento del medio natural, que facilitan el conocimiento del medio social. Materiales para el desarrollo de la expresión y la comunicación. Estos abarcan materiales:Para el desarrollo de la lengua oral y escrita, para el desarrollo artístico, para el desarrollo corporal. Materiales para el desarrollo socio-emocional. Los materiales del área socio-emocional son los mismos que se utilizan en las demás áreas, principalmente aquellos que facilitan el juego de roles, la dramatización y el trabajo colaborativo. Los materiales específicos de las áreas cognitiva, de la comunicación y socio-emocional, pueden ser: Visuales: dibujos, fotografías, ilustraciones, impresos, diapositivas, entre otros.  Auditivos: discos, DVD, CD, cintas magnetofónicas, otros.  Audiovisuales: televisión, video, cine, computadora, montaje audiovisual (sonoviso). Representaciones de la realidad: objetos, juguetes, maquetas, germinadores, acuarios, mesa de arena, otros, cosas. LOS ESPACIOS. Al agrupar los materiales según la clasificación anterior, surgen áreas, espacios o rincones de juego como: Rincón de Pensar.  En este espacio se organizan materiales que favorecen el desarrollo de procesos de clasificación, seriación, y conservación; concepto de forma, tamaño, relación de la parte con el todo, correspondencia, cantidad y número, entre otros. Algunos de los materiales que se incluyen en esta área son: rompecabezas, dominó de ideas y de números, loterías de formas, color, posición, de idénticos, juegos de seriación por tamaño, forma, color y otros. Rincón de Dramatización. Este espacio, también llamado de juego simbólico, recoge contenidos de todas las áreas curriculares, poniendo de manifiesto el carácter interdisciplinario de la Educación Inicial y la función globalizadora que esta área puede cumplir. El rincón de dramatización permite reproducir situaciones que forman parte de la realidad próxima de los niños y las niñas, por lo que brinda a la educadora o educador la oportunidad de trabajar valores éticos, morales, sociales, patrióticos y otros, además de posibilitar: Ø La autonomía personal.  Múltiples alternativas de actividad, realización de trabajo de forma individual y grupal.  La atención y motivación de los niños y las niñas. Oportunidad de adquirir diferentes aprendizajes. En este espacio, a través del juego simbólico, orientado por la educadora o educador, los niños y las niñas: Organizan el ambiente del hogar.  Organizan tiendas, colmados, supermercados.  Juegan a ser médicos, maestros y maestras, estilistas de un salón de belleza, etc.  Realizan diferentes dramatizaciones. Rincón de Ciencia. En este lugar se colocan libros de animales, plantas, y otros relativos al área, colecciones de insectos, de hojas, de flores, de piedras, de semillas, de corales; balanzas, imanes, limadura de hierro, lupas, goteros, jeringas, recipientes de diversas formas y tamaños, agua, y otras sustancias para realizar experimentos sencillos
 Rincón de Biblioteca. Este espacio es el lugar de los cuentos, libros con ilustraciones atractivas, cartas, etiquetas, revistas, periódicos, calendarios, álbumes de fotografías, DVD de cuentos, de fábulas, papel en blanco, papel rayado, postales, lápices de carbón, carteles y murales (para anunciar diferentes actividades y mensajes, escritos tanto por la profesora como por los niños y las niñas). Rincón de Arte. En este espacio se organizan materiales como: masilla, lápices de colores, papeles de diversos colores y texturas, periódicos, marcadores, pinceles, rodillos, espátulas plásticas, hielo seco, plantillas, esponjas, corchos, canastas, cajitas, envases plásticos de diversas formas y tamaños, sogas, rollos y conos de hilos vacíos, lana, témpera, acuarela, cartón, tijeras, botones, paja, virutas de madera, pedazos de telas, encajes, un mural y otros materiales que favorezcan la creatividad. Rincón de Construcción. Con los materiales que se organizan en esta área, los niños y las niñas realizan actividades que les ayudan a desarrollar equilibrio, a fortalecer la motricidad gruesa, a adquirir nociones espaciales y otras destrezas necesarias para su desarrollo físico. Estos materiales son entre otros: bloques de madera y plásticos, de diferentes tamaños, formas y colores, cubos, cajas, envases vacíos, así como materiales complementarios: muñecos, carritos, animales plásticos y de madera, soldaditos, y otros juguetes. Rincón Tecnológico. El contacto temprano de los niños y las niñas con las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) es una realidad. En la actualidad, los niños y las niñas tienen a su alcance juegos de videos, electrónicos, juegos que funcionan con baterías y controles remotos, teléfonos móviles, calculadoras, entre otros. Observan cajeros automáticos, computadoras y otras tecnologías en sus hogares y en diferentes lugares de su comunidad.. El uso del computador en el aula de Educación Inicial refuerza, complementa y amplía los contenidos trabajados en las diferentes áreas. Éste resulta una herramienta muy atractiva para los niños y las niñas ya que por ser un instrumento lúdico les permite aprender jugando. Las educadoras y los educadores observan a menudo con sorpresa la facilidad con que los niños y las niñas aprenden a manipular la computadora: primero adquieren habilidad moviendo el ratón (coordinación de la vista con la mano) y captan cómo moverse dentro de un programa concreto. Tardan poco tiempo en saber cómo poner en funcionamiento el computador y encontrar aquello que buscan. Procedimientos: Una situación que puede presentarse durante el primer contacto de los niños y niñas con el rincón de la computadora podría ser la siguiente: La mayor parte del grupo está mirando todo con un poco de asombro.  La educadora o el educador les ha contado algo y están ansiosos por ver de qué se trata. Se muestran los equipos y se explican algunas cosas que no deben olvidar como por ejemplo, en donde no hay que entrar los dedos.  Luego se muestran algunos juegos para hacer un diagnóstico, que consiste en descubrir si algún niño ya ha tenido experiencias con el computador.  Terminada la presentación del equipo se pregunta: ¿alguien quiere contar o preguntar algo? La educadora o el educador deben de estar preparadas/os para dar respuestas adecuadas a las preguntas que surjan. Las explicaciones deben ser claras y detalladas, ya que se trata de enseñar operaciones, por ejemplo decimos: en este juego no vamos a usar el ratón, así que miren bien cuales teclas vamos a mover. Algunas conductas se pueden estimular para ayudar a los niños y a las niñas a fortalecer su autonomía. Ejemplo: pasar por las computadoras inicializando todos los programas o diciendo que para empezar presionen la tecla  enterÓ
 Para recuperar y explicar el sentido de “apretar enterÓ: presionar  enterÓ eres como decirle a la computadora que ya puede empezar. Las analogías se pueden establecer con todas las teclas, otro ejemplo puede ser con la tecla escape, se les dice que sirve para salir o para escapar. También resulta útil organizar bien las ventanas del escritorio de forma que puedan pulsar sobre los íconos que les permiten acceder de manera independiente al inicio de un programa o software (Pipo, Trampolín, Conejo Lector, Baúl de Juegos), a una actividad concreta (paquetes de actividades multimedia del programa Clic) u otros. La organización del aula debe permitir el acceso al rincón tecnológico de manera individual, por parejas o grupos. El uso individual de la computadora refuerza la autonomía de los niños que se sitúan juntos ante el computador, se ayudan mutuamente, comparten información, discuten posibles soluciones y respuestas para resolver un problema, desarrollan la sociabilidad y trabajan en equipo. Dentro de los aprendizajes esperados en este rincón tenemos: Ø Desarrollo de destrezas motrices. Ø Desarrollo de la perseverancia y la autonomía. Ø Ampliación del vocabulario. Ø Desarrollo de los procesos cognitivos. Ø Transferencia de destrezas y habilidades a otras áreas del conocimiento.
 SELECCIÓN DELMATERIAL DIDÁCTICO. La selección y uso de los materiales didácticos se hace atendiendo a una visión sistémica del currículo, por lo que deben de estar en correspondencia con los objetivos y propósitos de éste, con los contenidos (conceptuales, actitudinales y procedimentales), con los aprendizajes esperados, con las estrategias y las actividades. Además de los criterios anteriores, en la selección del material didáctico en el Nivel Inicial se toman en cuenta las habilidades, los intereses y el nivel de desarrollo de los niños y las niñas que van a utilizar el material. Las habilidades y las competencias de los niños y las niñas son el mejor indicador de la pertinencia de un material, más aún que la edad cronológica.  
 Lo antes expuesto requiere que se planifiquen los materiales para contextualizarlos y adecuarlos a las necesidades, intereses y capacidades infantiles. El primer paso es observar la estructura de las unidades didácticas, los proyectos u otras modalidades que se utilizan en la Educación Inicial, para observar la naturaleza de los aprendizajes esperados, los indicadores y los contenidos. A partir de los elementos señalados, la educadora o el educador, analiza las actividades propuestas para el inicio de la clase, para el desarrollo y para el cierre. Este es el momento de reflexionar sobre cual o cuales materiales son los más adecuados para la consecución de los aprendizajes esperados, cuales actividades pueden ser enriquecidas o sustituidas por otras que respondan mejor a las características del grupo, a sus intereses, necesidades y a las posibilidades del material existente en la Institución Educativa. Estas reflexiones llevan a una serie de preguntas como las siguientes:  ¿Cuál es el material más adecuado para el contenido de esta unidad?  ¿Favorece el material el logro de los aprendizajes esperados?  ¿En qué momento de la clase es conveniente el uso de este material ,y además  atiende a la diversidad, es atractivo y motivador, permite el trabajo colaborativo , favorece la autonomía, es manipulable, promueve la creatividad, favorece la adquisición de actitudes deseables. Luego de esta reflexión se procede a planificar el uso del material didáctico.  Procedimientos para el uso adecuado del Material Didáctico. Para la organización de actividades y juegos con materiales didácticos, el procedimiento metodológico más adecuado a seguir es el siguiente: Previo a la utilización de los materiales didácticos, la educadora o educador realiza actividades encaminadas a detectar los aprendizajes previos.
  Integrar las actividades que se van a realizar, con los contenidos de la unidad, proyecto o tema que se esté desarrollando en esos momentos. Esto permite integrar las actividades a los demás componentes del proceso docente- educativo y contextualizarlas para hacer el aprendizaje más significativo.  Se establecen compromisos y consignas con los niños y las niñas, sobre el uso del material, el cuidado y su ordenamiento una vez concluida cada actividad.  Se organizan los niños y las niñas en pequeños grupos, sentados en mesitas o en el suelo, (en una alfombra de fibra o tela), según la naturaleza de la actividad. Se les presenta el material y se deja que lo manipulen y hablen sobre él por unos minutos, a fin de que se familiaricen con el mismo.
 La educadora o el educador modelan cómo se realiza la actividad. Antes de realizar la demostración, se asegurará de que todos los niños y niñas estén sentados y atentos, de manera que puedan observar la demostración sin ningún obstáculo. Los movimientos de la educadora o educador deben ser pausados y el lenguaje claro, en un tono de voz ni muy alto ni muy bajo.  Luego de concluida la demostración se pregunta: ¿Alguien del grupo quiere hacer esta demostración de nuevo? Algunos de los niños y niñas la repiten, y la educadora o educador comprueba en qué medida fue adquirida la destreza. 6- Recoger y guardar los materiales es una actividad donde participan todos los niños y las niñas; se aprovecha este momento para poner en práctica hábitos de orden y limpieza y para realizar una clasificación del material, separando los que pertenecen a cada área, zona o rincón. 7- Al finalizar la actividad se establece un diálogo sobre las creaciones elaboradas por los niños y las niñas, las dificultades que presentaron y las posibilidades que les brindó el material; esto permitirá evaluar procesos, motivar la autoevaluación, enmendar dificultades y crear un clima de confianza que beneficie la expresión verbal y el desarrollo emocional de los niños y las niñas. Es necesario que el profesorado tenga presente que aunque los materiales didácticos, por su propia naturaleza y características, son fuentes de placer e involucran a la niñez de manera espontánea a la actividad lúdica, no se puede perder de vista que el propósito de éstos no es entretener, sino lograr que los niños y las niñas transformen, conozcan y actúen sobre la realidad, y que al hacerlo, acompañen la acción con la palabra. Es conveniente que se utilicen otros materiales que vendrían a potenciar las posibilidades creativas de los niños y de las niñas y a enriquecer el trabajo del aula. Estos materiales proceden del entorno y los padres deben ser los principales proveedores de: cuentas de collares, envases plásticos, cajas de diferentes tamaños y colores, papeles de diversos colores y texturas, caracoles, colecciones de insectos, de objetos, de metales y otros.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada